Remedios Naturales

Hierbas para el hígado

Hierbas para el hígado
Vota este artículo

Los humanos tenemos órganos del cuerpo que es esencial que funcionen correctamente para nuestro bienestar, uno de ellos es el hígado.

Ebook Remedios Naturales

Queremos hablar de las hierbas para el hígado que tienen la función de ayudarnos a mantenerlo en perfectas condiciones.

El hígado es el filtro de mayor tamaño de nuestro cuerpo, por el pasa la sangre, hormonas, sustancias sintéticas, toxinas, bacterias y otros componentes que pueden dañar nuestro organismo sino son limpiados debidamente.

Además es el regulador de las cantidades de glucosa, colesterol, vitaminas, proteínas, grasas  para que se mantengan en los niveles adecuados.

Actúa de manera fundamental en la buena marcha del sistema inmunológico, selecciona y transforma los nutrientes esenciales que nos aportan los alimentos para que sean aprovechados por el cuerpo.

Todo este trabajo constante que debe realizar nuestro hígado puede ser motivo para que enferme sino lo cuidamos debidamente, siguiendo unos hábitos de vida y alimentación saludables.

Hierbas para el hígado

Que hierbas son buenas para el hígado

El trabajo que realiza el hígado en nuestro cuerpo es fundamental y muy importante, por ello en muchos casos recibe ayuda desde el páncreas, la vesícula y el riñón para que todas las toxinas que, de una forma u otra, entran en nuestro organismo puedan ser eliminadas antes de que nos perjudiquen.

Cuando el hígado se ve sobrepasado en sus funciones, puede afectarle de tal modo que se presente inflamado, intoxicado o sucio.

En estas situaciones, las personas nos encontramos mal y aparecen distintos síntomas que nos ponen en preaviso. Es el momento adecuado para incluir la toma diaria de hierbas para desintoxicar el hígado.

El medico ante estas alteraciones nos prescribirá medicamentos que en muchos casos pueden provocarnos diferentes efectos secundarios y contraindicaciones, por ello son tan recomendables las medicinas alternativas con plantas y hierbas medicinales que llevan utilizándose desde la Edad Media y tienen resultados probados, como el diente de león, la alcachofa, el cardo mariano… y otras muchas. Algunas de estas hierbas además de ayudar a recuperar el estado y buen funcionamiento de este órgano, también afectan de forma muy positiva en los órganos amigos.

Hierbas para el hígado y páncreas

El diente de león es muy conveniente cuando las personas están sufriendo distintos malestares provocados por la congestión del hígado. Ofrece unos estupendos resultados porque ayudan a limpiar el hígado y favorece la secreción de bilis.

La raíz de diente de león tiene gran fuerza depurativa que actúa directamente sobre la sangre, tiene efectos calmantes en las inflamaciones y  en el estreñimiento, es diurética y reparadora. Estas hierbas para el hígado inflamado añaden otra ventaja, además de poder tomarlas en infusión, también tienen la opción de tomar la planta directamente en ensaladas.

Hierbas para el hígado y riñón

La alcachofa. Las propiedades de esta planta son espectaculares a nivel del beneficio que ofrece al organismo; lo protege, regenera y limpia. Calma todos los problemas del hígado dañado existentes y además actúa como preventivo ante las insuficiencias e infecciones hepáticas. La alcachofa ingerida como hierbas para el hígado además favorece el funcionamiento de las glándulas biliares, previene la formación de piedras en la vesícula, deshace las ya existentes.

La alcachofa es un potente depurativo del que podemos aprovecharnos en su totalidad incluyéndola en la alimentación habitual. También podemos tomarla en infusión e incluso ya se comercializa en cómodas capsulas.

Hierbas para el hígado graso. El cardo mariano

El cardo mariano. Contiene un regulador de las enzimas pertenecientes al hígado, la silimarina. Este componente tiene poderes curativos de la cirrosis y la hepatitis y es un gran preventivo de los cálculos.

El cardo mariano podemos denominarle como el rey de las hierbas para el hígado y la vesícula por sus poderes curativos y preventivos. Lo podemos incluir en nuestra dieta en crudo y añadido a las ensaladas e igualmente preparado en infusión.

Share on Pinterest
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top